Make your own free website on Tripod.com

 

 

Editorial:

 

Empezar un milenio nos hace pensar a largo plazo, pensar en la historia y en los cambios cada vez más rápidos que ocurren en ella, lo que ocurría en generaciones ahora sucede en meses o minutos.

A través del tiempo el cambio a estado presente y cada vez es más acelerado; durante la revolución industrial, muchas cosas usualmente hechas por artesanos se dejaron de utilizar, empezó la producción en masa,  y muchos obreros -aunque en condiciones infrahumanas- consiguieron empleo.  Con el avance en la tecnología estos obreros que habían logrado mejores condiciones tras revueltas como la de el primero de mayo, fueron cambiados por máquinas y se empieza a necesitar operarios capacitados, más que simple mano de obra.  Con la informática, muchos de los procesos supervisados por estos operarios ahora son manejados por computadores. 

La información es manejada por todos y es indispensable mantenerse en contacto;  es imposible ahora, conocer toda la ciencia de nuestra civilización como algunos científicos antiguos, pero en el pequeño espacio del conocimiento que manejamos, debemos tener un pensamiento global, saber que pasa en el mundo.

El mundo está interconectado,  en la universidad muchas facultades publican sus notas y horarios en internet, en  nuestra facultad solo lo hace un departamento, mientras en el mundo se planean seguros donde se puede consultar a los mejores especialistas desde cualquier lugar vía internet. 

En medicina la tecnología se ha utilizado e inclusive se ha enriquecido; los sistemas expertos (sistemas de manejo de información y ayuda en toma de decisiones) empezaron a desarrollarse reuniendo información de un grupo de expertos, recopilando condiciones a cumplir por un cuadro clínico para llegar a una impresión diagnóstica de la cual, a partir de reglas definidas, se derivan un grupo de exámenes para estratificar la patología o  descartar diagnósticos diferenciales, pueden no solo dar diagnóstico y tratamiento como relación causa consecuencia sino también  tener en cuenta probabilidades como resistencia al tratamiento,

Los elementos están ahí, listos para ser utilizados, imaginen la posibilidad de un grupo de técnicos en examen físico con un par de años de entrenamiento en semiología médica; apoyados por un sistema experto conectado a una gran base de datos con información de cada enfermo que les indique posibilidades diagnósticas y  terapéuticas; que a la vez los instruya, dándoles la posibilidad de aprender más con cada uno de los pacientes.  Los valores de tierra, mano de obra, tecnología y conocimiento, se han  sucedido uno tras otro, piensen que puede no haber valor en sólo poseer el conocimiento sino el valor va a estar en la posibilidad de crearlo; cuando a Albert Einsten  se le preguntó alguna vez la velocidad del sonido,  el contestó: "no lo sé, procuro no cargar mi memoria con datos que puedo encontrar en cualquier manual, ya que el gran valor de la educación superior no consiste en atiborrarse de datos, sino en preparar al cerebro a pensar por su propia cuenta y así llegar a conocer algo que no figure en los libros."

La pregunta es: estamos preparándonos para el cambio, o simplemente nos educamos como siempre, para una realidad que se mueve más rápido que nunca?

Es este el momento en el que surge la necesidad de crear un espacio donde los estudiantes de medicina tengan la oportunidad de crear, de investigar, de llegar más allá, de mostrar lo que se hace y se motive a llegar más lejos, la revista médica estudiantil es más que una publicación, es un espacio donde se abren campos, se comparten ideas, donde facilitaremos el acceso a la información, para que utilicen menos tiempo buscando y más  tiempo analizando, donde puedan modificar y enriquecer lo que conocen en tiempo real, responder sus dudas o plantearlas y entre todos prepararnos para el futuro, y más aún, para modificarlo.

Es este nuestro objetivo, el de la revista médica estudiantil, la primera publicación en internet de estudiantes de medicina en Colombia,  de ustedes para ustedes, para que seamos motores del cambio y no víctimas de él.

Bienvenidos


Leonardo Mantilla
leonardomantilla@yifan.net